Gracias, presidente Rajoy

Presidente Rajoy,

Desde el 2006, cuando los catalanes aprobaron (yo, entonces, todavía no lo era jurídicamente) el nuevo Estatuto de Autonomía, usted se ha convertido en el principal aliado en nuestro camino hacia la independencia. Ya lo han explicado voces mucho mejor preparadas que la mía, pero permítame que le haga un pequeño resumen antes de entrar en materia:

  • En el 2006, usted y su partido, el PP, llevaron al Tribunal Constitucional el Estatuto catalán (que, como dijo Alfonso Guerra, ya habían cepillado a conciencia en la Cortes).
  • El 2010, el TC (incluyendo algún que otro miembro “caducado”) impugnó una buena parte de los puntos cruciales que se habían salvado del “cepillado” previo.
  • En el 2011, usted se convirtió en presidente del gobierno español, y no ha dejado un solo día de elaborar leyes que nos laminan las competencias (Wert), de impedir la proyección catalana hacia el exterior (impedimentos al Diplocat, censura de Victus), de poner trabas a nuestro desarrollo económico (corredor mediterráneo), entre otras muchas cosas que no transcribo por no aburrir.
  • En el 2012, usted se negó a negociar el pacto fiscal que reclamaba el presidente Artur Mas.
  • Y, hasta el presente, usted y sus correligionarios no han dejado de burlarse de las aspiraciones catalanas, menospreciar nuestra cultura y nuestra capacidad, e incluso insultarnos sin ningún rubor.

Todo esto (y todo lo que paso por alto, como digo, por no aburrir), nos ha llevado a las puertas de la independencia. Sí, presidente Rajoy: su estrategia no podía ser más contraria a sus intereses (por suerte para los catalanes).

Y, sin embargo, todo esto no es, ni de lejos, lo más importante, ni tampoco representa el motivo de mi agradecimiento.

Hoy, en una manifestación que los medios internacionales ya describen como la más numerosa de Europa y, sin duda, la mejor organizada y la más pacífica, he descubierto que los catalanes tenemos una inmensa deuda con usted: usted, presidente Rajoy, nos ha hecho mejores.

Nos ha hecho mejores ciudadanos porque, después de años de lucha contra su tozudez y contra su eterno NO, hemos practicado y aprendido la paciencia en un grado que usted no es capaz ni de imaginar.

Nos ha hecho mejores ciudadanos porque, obligados a organizarnos desde la base social, hemos aprendido a prescindir de los políticos a la hora de buscar y ejecutar soluciones, y hemos descubierto como presionarlos para que no hagan lo que no queremos.

Nos ha hecho mejores ciudadanos porque nos ha mostrado que no hay más camino que la democracia, y la democracia nos ha llevado a razonar, a discutir (con argumentos, no con insultos) y a entendernos; esta ya era una característica nuestra, pero, gracias a usted, la hemos desarrollado hasta niveles insospechados.

Nos ha hecho mejores ciudadanos porque, obligados a crecer numéricamente para ganar una votación crucial, hemos ampliado nuestra visión de Cataluña, hemos descubierto catalanes que no imaginábamos y hemos ganado en diversidad. Con la diversidad, hemos adquirido la facultad de ver nuevos caminos que, de otra manera, hubieran continuado siendo invisibles a nuestros ojos.

Nos ha hecho mejores ciudadanos porque nos ha mejorado la memoria histórica y, con esta, la visión de futuro y un gran sentido de la responsabilidad respecto a nuestros hijos: ya no luchamos por una Cataluña libre para nosotros, sino para nuestros hijos, muchos de los cuales se han manifestado hoy junto con sus padres (y no sé si es usted consciente de la fuerza que representa, para una madre, pensar en sus hijos).

Gracias a usted, ya lo ve, Cataluña es más grande, más variada, más compleja, más decidida y más democrática. Y los catalanes salimos de casa, miles, cientos de miles, millones, para manifestarnos ordenadamente, pacíficamente, con imaginación y con humor.

Si, a la primera petición de un referéndum, usted y su gobierno hubiesen accedido, los catalanes no habríamos llegado a ser ni tantos ni tan fuertes ni tan unidos. Usted nos ha ayudado a crecer y es justo, creo, manifestarle el agradecimiento que se merece. Con los años, incluso es posible que le dediquemos alguna plaza, o alguna estatua con una bonita inscripción:

AL PRESIDENTE MARIANO RAJOY

PADRE DE LA PATRIA CATALANA

O alguna cosa parecida. De cualquier forma, siempre le recordaremos como el presidente español que nos facilitó el camino a la independencia.

Sinceramente, muchas gracias.

—————————————-

PS: En mi blog, siempre escribo en catalán. Como los catalanes somos muy dados al diálogo, y como sé que los idiomas no son lo suyo, he decidido escribir esta carta en castellano para facilitarle la lectura.

 

=-=-=-=-=
Powered by Blogilo

Anuncis
Aquesta entrada s'ha publicat en contradiccions i etiquetada amb , , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

7 respostes a Gracias, presidente Rajoy

  1. Josep ha dit:

    VraVo!

  2. Retroenllaç: Gracias, presidente Rajoy

  3. Josep ha dit:

    Chapeau!

  4. pablo ha dit:

    Genial y audaz tu artículo, cuando se intenta parar el cauce de un río, termina desbordando y cogiendo otros caminos.SI a votar, SI a más competencias autonómicas. NO a las banderas q permitan jugar con mis emociones. Opinión de un gaditano

  5. Muchas gracias, Pablo :-)
    Estamos en un momento histórico que requiere de grandes políticos para afrontarlos; desgraciadamente, el gobierno español no está a la altura (como he intentado explicar con una pizca de humor). Las consecuencias, sean las que sean, las pagaremos todos.

    ¡Un abrazo!

Els comentaris estan tancats.